COMPUTACIÓN



COMPUTACIÓN EN ARGENTINA

Clementina: Primera computadora llegada a la Argentina
Clementina: Primera computadora llegada a la Argentina



Clementina fue la primera computadora traída a la Argentina. El Dr. Manuel Sadosky fue quien hizo las gestiones para su adquisición en 1959. Se hizo una licitación pública internacional, al cual se presentaron cuatro firmas: IBM, Remington y Philco de Estados Unidos y Ferranti de Gran Bretaña. La computadora ganadora fue una Ferranti Mercury. Solo se produjeron 19 unidades de su tipo.Su costo fue de 152.099 libras esterlinas (equivale a más de u$ 20.000.000 actuales), lo que constituyó en la mayor inversión realizada en ciencia y tecnología hasta ese momento.
Llegó el 24 de noviembre de 1960, y meses después empezó a ser utilizada en el Pabellón I de la nueva Ciudad Universitaria, en Núñez.Como hubo que entrenar técnicos y reacondicionar la sala, la computadora entró en servicio efectivo en enero de 1961.
Tenía 5 mil válvulas, memoria de núcleos magnéticos de 5 K, más de 50 mil veces menos que una Pc actual y medía 18 metros de largo. Como todas las computadoras de la época, carecía de monitor y de teclado. Originalmente la entrada de instrucciones se hacía con un lector fotoeléctrico de cinta de papel perforado, similar a usados por los teletipos y los resultados se emitían por una perforadora de cinta que alimentaba una impresora que llegaba a las 100 líneas/min. Más adelante se le pudo adaptar u
n lector de tarjetas perforadas de fabricación nacional, siendo este un método de ingreso de datos más práctico que el original basado en la tira de papel perforada.
El lenguaje de programación utilizado era Autocode, elegido por ser fácil de aprender y amigable para aplicaciones científicas.Sobre Clementina se creó el primer lenguaje de computación argentino, llamado COMIC. Fue creado por Wilfredo Durand, quien tenía que trabajar en horario nocturno por su mal caracter, y estaba adaptado a problemas hidráulicos.
La computadora prestó servicios para varias dependencias del estado, trabajando en cálculos astronómicos (verificación de los cálculos manuales hechos por el astrónomo ítalo-argentino Francisco J. Bobone sobre el pasaje del cometa Halley en 1904), modelos matemáticos de cuencas fluviales y econométricos, desarrollo en computadora del método de camino crítico (CPM), estudios de mecánica del sólido, problemas lingüísticos y problemas estadísticos. El jefe de mantenimiento fue el Ing. Jonás Paiuk, miembro de instituto de cálculo.
El nombre de Clementina surgió de una canción popular inglesa que producían modulando el pitído que emitía la máquina. A pesar que luego le hicieron modular tangos, le quedó el nombre de esta primera canción.
El destino de esta máquina es desconocido. La opinión mayoritaria es que fue destruida por miembros del golpe militar denominado Revolución Argentina que tomaron el control de la Universidad de Buenos Aires luego de la noche de los bastones largos.
Posteriormente a su desmantelamiento, los restos fueron dispuestos para su eliminación como simples residuos, tan sólo unos pocos módulos fueron rescatados por personal técnico de la Facultad antes de que sea vendido como chatarra, y aún las conservan como piezas de colección.
Hace sesenta años atrás, en febrero de 1946, se encendía en Estados Unidos la primera computadora digital de la historia. Mil veces más rápida que las modernas calculadoras mecánicas, era capaz de resolver en dos horas un problema de física nuclear que previamente habría requerido 100 años de trabajo humano, o de procesar los datos de las estadísticas gubernamentales mucho más velozmente que antes.
Como en el caso norteamericano, la historia de las primeras computadoras que llegaron a la Argentina, en 1960, tuvo como protagonistas a las universidades -de Buenos Aires, del Sur y de Tucumán-, aunque no contó con el apoyo gubernamental más que indirectamente, a través de institutos universitarios públicos o del Conicet. En esta nota comentamos algunos detalles de cómo se dio este proceso en el contexto local, que reformuló las tareas de la investigación científica y la manera de operar de las organizaciones que las adquirieron.
La computadora más grande del país se llama HOPE y está en la UBA (30/09/05)
Manuel Sadosky, fue vicedecano de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires -UBA- de 1958 a 1966, creó el Instituto de Cálculo, y trajo a la Argentina, con el apoyo de Bernardo Houssay, la primera gran computadora del país y de América Latina, la Clementina.


Historia de la computación


La primera máquina de calcular mecánica, un precursor de la computadora digital, fue inventada en 1642 por el matemático francés Blaise Pascal. Aquel dispositivo utilizaba una serie de ruedas de diez dientes en las que cada uno de los dientes representaba un dígito del 0 al 9. Las ruedas estaban conectadas de tal manera que podían sumarse números haciéndolas avanzar el número de dientes correcto. En 1670 el filósofo y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz perfeccionó esta máquina e inventó una que también podía multiplicar.
El inventor francés Joseph Marie Jacquard, al diseñar un telar automático, utilizó delgadas placas de madera perforadas para controlar el tejido utilizado en los diseños complejos. Durante la década de 1880 el estadístico estadounidense Herman Hollerith concibió la idea de utilizar tarjetas perforadas, similares a las placas de Jacquard, para procesar datos. Hollerith consiguió compilar la información estadística destinada al censo de población de 1890 de Estados Unidos mediante la utilización de un sistema que hacía pasar tarjetas perforadas sobre contactos eléctricos.

Hoy en día...

Una computadora es una máquina electrónica usada para procesar todo tipo de información. Podemos hacer trabajos de oficina con ella, guardar datos, imagenes, escribir cartas, leer el periodico, comunicarnos con familiares o amigos a través de correos electrónicos, ver videos, dibujar, hacer informes, crear programas de computadoras que llevan a cabo diversas funciones e incluso nos permite hacer presentaciones que pueden ver otros usuarios de computadoras alrededor del mundo.


La historia de la computación puede remontarse a cientos de años atrás, cuando se creaban máquinas para ayudar en tareas de cálculos -como el ábaco. La primera calculadora mecánica fue creada en 1623 por Wilhelm Schickard, y Charles Babbage diseñó la máquina diferencial en la época victoriana. Todas máquinas que se limitaban a realizar una sola tarea, o como mucho, algún subconjunto de todas las posibles tareas.

Las nuevas y poderosas computadoras comenzaron a ser desarrolladas durante la década del 40, que es también cuando comenzó a hacerse evidente que las computadoras podían usarse para mucho más que simples cálculos matemáticos.
La masificación de la computación llegó de la mano de las computadoras personales a principios de los 80, y el acceso a la información mundial de la mano de internet, que comenzó su éxito en los 90.